Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘parto’

Las primeras horas del bebé

Artículo original de El Mundo Salud, 09/03/2013

Un bebé recién nacidoUn bebé recién nacido. Vea más imágenes. | T. Bouët

  • El contacto ‘piel con piel’ con la madre es muy importante en las primeras horas
  • Al nacer, el bebé tiende a estar en estado de alerta, con sus sentidos activos
  • El hipo, los estornudos y los espasmos son reacciones normales

Cristina G. Lucio | Madrid

Nacer es un viaje complicado, quizás el más costoso. Porque para ver la luz, el bebé no sólo tiene que atravesar un canal estrecho y lleno de escollos, sino que también debe saber adaptarse rápidamente a un medio que poco tiene que ver con el ambiente cálido y acogedor en el que ha vivido hasta entonces.

Por eso, en su primer contacto con el mundo exterior, es importante que el recién nacido reciba una «buena bienvenida», tal y como señalan los especialistas en Neonatología.

Si el parto ha sido normal, la gestación no es de riesgo y no ha habido complicaciones, «lo primero que hay que hacer es colocar al bebé sobre el vientre o el pecho de su madre en contacto piel con piel«, explica Maite Moral, neonatóloga del Hospital 12 de octubre de Madrid.

Esta maniobra tan sencilla aporta múltiples beneficios, ya que está demostrado que favorece el proceso de vinculación temprana entre madre e hijo y una mejor instauración de la lactancia materna, coincide Félix Castillo, jefe clínico del servicio de Neonatología del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona. Además, también contribuye a la estabilidad cardiorrespiratoria del bebé y a la regulación de su temperatura.

Mientras el niño está encima de su madre, «se puede realizar perfectamente el clampaje del cordón umbilical y las primeras valoraciones sobre las características vitales del niño», señala Moral. Y, «si el estado de salud del niño y de la madre lo permiten, se recomienda no separarles en unas dos horas», subraya.

«La tendencia en los últimos años es intervenir lo menos posible en ese periodo», apunta Alfonso González Laguillo, jefe de Pediatría del Hospital La Moncloa de Madrid. «Antes se aspiraban las secreciones, se utilizaban sondas, cremas, pero ahora se fomenta el contacto con la madre», añade.

En alerta

En estos primeros momentos de vida, el bebé recibe una importante descarga de adrenalina que le mantiene en estado de alerta y activa sus sentidos. «Por el olor y el color, el bebé es capaz de reconocer el pezón de su madre y dirigirse a él espontáneamente para realizar la primera succión«, comenta Moral. Es importante respetar ese comportamiento instintivo «y luego ya se puede proceder a pesar al niño, comprobar su talla, su perímetro cefálico o en qué percentil está», señalan ambos neonatólogos.

Según los protocolos españoles, también suele administrarse en ese momento al bebé la profilaxis de la vitamina K (para reducir el riesgo de enfermedad hemorrágica) y una profilaxis oftálmica neonatal para evitar infecciones. En muchos hospitales, junto a esas medidas, también se pone la primera vacuna contra la hepatitis B.

Después de esas primeras horas, generalmente los recién nacidos entran en un periodo de descanso. «Eso sí, hay que saber que los recién nacidos suelen dormir en periodos cortos, poco profundos, que se despiertan a menudo y demandan el pecho», explica Moral. En ese sentido, es importante atenderles de forma temprana, reconocer sus signos iniciales de búsqueda, anticiparse al llanto y «olvidarse del reloj y los horarios».

Al contrario de lo que muchas veces se dice, continúa la especialista, «es fundamental coger a los niños en brazos, proporcionarles consuelo y que se sientan arropados. Ese es el comportamiento de los mamíferos y es lo que necesitan los bebés».

La primera exploración pediátrica completa del bebé se hace durante sus primeras 12 o 24 horas de vida, una vez que el pequeño y su madre ya han abandonado el paritorio. Antes del alta, se repetirá el chequeo, «se valorará su audición y, muy importante, se realizarán las pruebas para descartar diferentes enfermedades metabólicas -el famoso pinchazo en el talón-«, sostiene González Laguillo. En este periodo, también se controlará si el bebé orina frecuentemente y si ha eliminado el meconio, el nombre que designa sus primeras deposiciones.

Los tres neonatólogos coinciden en señalar que en estos contactos periódicos con los profesionales, los padres -sobre todo los primerizos- aprovechan para preguntar dudas habituales.

«Los recién nacidos suelen presentar signos como espasmos, hipo, estornudos o temblores de la mandíbula que a veces resultan inquietantes para los padres», señala Castillo. «Pero son completamente normales, sobre todo si tenemos en cuenta que su cerebro está madurando», aclara.

Para garantizar la seguridad de los pequeños en esas primeras horas tras su nacimiento, es importante no abrigarles en exceso y acostarles boca arriba para reducir el riesgo de muerte súbita. Por la misma razón, tampoco se recomienda colocar peluches ni otro tipo de objetos en su cuna.

«Lo que más les gusta en esa primera etapa son las caras humanas. Los niños tienen capacidad para ver a una distancia similar a la que alcanza su mano y lo que más les divierte son las caras de sus padres sonriendo», comenta Moral. «También pueden reconocer sus voces, que ya oían de forma atenuada por el líquido amniótico, así que es importante estar con ellos y hablarles desde su nacimiento», añade.

Read Full Post »

Publicación original de Bebes y Más
Eva Paris   2 de marzo de 2013 | 19:33

Son casos muy raros: tan solo uno de cada 80.000 bebés que nacen lo hacen con las membranas enteras, sin romper. Por eso esta foto está dando la vuelta a la Red: la foto del bebé que nació con el saco amniótico intacto.

Bien porque se ha roto aguas, bien porque se ha roto en el hospital, el saco amniótico, esa fina cubierta de dos membranas que cubre al feto suele estar roto. Por eso sorprende esta inusual imagen que ha sido compartida más de 23.000 veces en Facebook en pocos días.

En concreto, la vemos en Facebook de “Marie Jeanne, accompagnante à la naissance”, que señala que el origen de la foto proviene de un Tumblr que a su vez remite como origen a otro Tumblr, “Katiohead”, que mantiene una matrona de Oregón y en la que no se ofrecen más datos sobre fecha o lugar del parto.

Realmente es un momento único, y muy corto, ya que al bebé que nace de este modo enseguida le rompen el saco amniótico para poder cortar y pinzar el cordón.

Se trata de un “parto velado”, que es muy raro y puede suceder en parto natural o por cesárea (como parece que fue el de la foto). Ver al bebé inmerso en el líquido amniótico, tal y como estaba hace unos minutos en el vientre materno, es impresionante.

Aquí podemos ver otro ejemplo de un bebé nacido con el saco amniótico intacto tras una cesárea, incluso en la fotografía parece apreciarse al bebé succionando su dedo en el interior del saco. En este otro caso tenemos el vídeo de un parto vaginal en el agua y el bebé nacido en su bolsa amniótica.

Si en los hospitales se respetaran más los ritmos del parto y no se produjera tan habitualmente la rotura de membranas de forma artificial, tal vez estaríamos más acostumbrados a esta imagen.

Recordemos que hay investigaciones que aseguran que la rotura artificial de la bolsa no implica un parto más rápido y la OMS argumenta que no está justificada la rotura precoz artificial de membranas como procedimiento de rutina.

Realmente me parece impresionante la foto del bebé que ha nacido con el saco amniótico intacto, no me extraña que esté siendo un fenómeno en internet que se suma a esas imágenes increíbles que de vez en cuando nos llegan.

Read Full Post »

Publicación original: Piel con piel tras el parto ( Diario de León – 07/12/2010 )

El Hospital de León inicia estrategias destinadas a que las madres vivan los 2.300 nacimientos anuales como una experiencia satisfactoria y favorecer la lactancia

07/12/2010 carmen tapia | león

Silvia acaba de dar a luz. Su hijo permanecerá en su pecho desnudo durante más de una hora.
Silvia acaba de dar a luz. Su hijo permanecerá en su pecho desnudo durante más de una hora.

MÁS INFORMACIÓN

La evidencia científica del beneficio que el parto más humanizado tiene para la madre y para el recién nacido ha llevado al Hospital de León a implantar un programa que potencia el vínculo tras el nacimiento. «Piel con piel» no es un proyecto novedoso, históricamente las comadronas lo han utilizado para dar calor al bebé tras el nacimiento, cuando los hijos se parían en casa y no había incubadoras. Ahora, las matronas recuperan en los hospitales una tradición a la que se añade otra finalidad: favorecer el vínculo y la lactancia materna.

Tras el alumbramiento, antes incluso de cortar el cordón umbilical, que suele hacerlo el padre, el bebé, sin limpiar, es depositado sobre el vientre desnudo de la madre. La matrona que ha asistido al parto coloca un gorrito al recién nacido, para que conserve el calor, y cubre a la criatura y a su madre con una manta. Así permanecerán durante más de una hora, juntos, piel con piel. «Solo se les separa un minuto, que es lo que se tarda en pasar de la sala de partos a la sala de dilatación, donde se controlará la evolución de la madre una hora después del alumbramiento. En esos segundos es el padre el que arrulla al bebé, con eso le involucramos en todo el proceso», explica la matrona.

Madre e hijo permanecen unidos. El contacto del bebé con la madre tras el nacimiento actúa como un bálsamo tranquilizador. La criatura deja de llorar instantáneamente. Olfatea a su madre, los recién nacidos ven a veinte centímetros y huelen, busca el pecho, lo chupa, y reposa en él su cabecita, se tranquiliza. Antes de una hora, nueve de cada diez criaturas inicia instintivamente la lactancia.

«Es un vínculo, es supervivencia, aumenta la temperatura corporal, el bebé hace menos gasto energético y se regulan los niveles de glucemia, disminuye el llanto y mejora la eficacia y la duración de la lactancia. No tiene ningún efecto negativo», explica María Pérez, una de las diecisiete matronas del Hospital de León que incorporan métodos más humanizados en el parto.

Menos cesáreas. Los cambios en los paritorios son lentos pero imparables y también llegarán a los quirófanos, con el objetivo de reducir el número de cesáreas. El jefe del servicio de Ginecología del Hospital de León, Celso García, explica que el Hospital introducirá en enero los nuevos criterios de la Sociedad Española de Ginecología para disminuir el número de cesáreas que se practican en los hospitales. «El objetivo es bajar a menos del 20% el número de cesáreas». La Organización Mundial de la Salud sitúa en el 15% las cesáreas justificadas, el resto, se pueden evitar.

Hasta ahora, las madres que había sufrido una cesárea anterior podían elegir si querían que se les practicase otra en el segundo parto. A partir de enero esa posibilidad no existirá y sólo se practicarán cesáreas en los casos que esté estrictamente aconsejado.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: