Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘instinto’

Publicado originalmente en la Revista Consumer Eroski

Los niños no nacen con instrucciones ni falta que hace. Así lo defiende Carlos González, uno de los pediatras que más consultas recibe sobre el cuidado de los hijos, 5.000 nada menos. Su secreto reside en aplicar el sentido común y su estrategia no es otra que amar al niño por encima del agotamiento, del estrés y de la desesperación. Como padre de tres hijos sabe lo que es no dormir por la noche durante meses y lo incompatible que resulta en este país conciliar la vida laboral y la familiar. Recalca que los niños no lloran por molestar sino porque lo pasan mal y lo que quieren es estar con sus padres, sobre todo con la madre. Defensor de la la lactancia materna, no comulga con la idea de que los niños pasen muchas horas en la guardería, salvo cuando sea estrictamente necesario e invita a reflexionar sobre seguir el modelo de muchos países nórdicos de un cuidador por cada tres o cuatro niños.

¿Qué se necesita para criar a un bebé de «forma natural»?

La crianza natural engloba acciones como responder al llanto del niño, hacerle caso, procurar estar con él sin miedo a que se malcríe, etc. Y, por otra parte, aunque normalmente incluye la lactancia materna, una madre que no da el pecho también puede criar a su hijo de forma natural.


¿La crianza natural es tan importante como la lactancia natural?

Es más importante porque a lo largo del siglo XX y finales del XIX se nos ha hecho muy difícil criar a nuestros hijos. Se han difundido toda una serie de normas acerca de que no hay que cogerlo en brazos porque se malcría, como que llorar es bueno para los pulmones, como que no hay que meterlo en la cama contigo porque no saldrá en la vida… hasta el punto de que criar a los niños es casi algo molesto. Pero si no tienes a tu hijo para cogerle en brazos y contarle cuentos, para qué lo tienes.

Esa es la teoría del «malcriamiento» que critica en sus libros

Sí, las personas deben comprender que malcriar es criar mal. Malcriar no es cogerle mucho en brazos, estar mucho con él o cantarle muchas canciones. Malcriar es no hacerle caso, abandonarle….

«En Alemania sólo el 6% de los niños acuden a la guardería antes de los tres años y en Finlandia el porcentaje es menor todavía»


¿Pero usted cree que ahora se malcría a los niños, de acuerdo a la definición que acaba de exponer?

Hay de todo. Depende de la teorías que hayan seguido los padres y de las circunstancias socio económicas. Me refiero a aquello de que si no haces lo que piensas, acabarás pensando lo que haces; los padres que se ven más o menos obligados a dejar al niño muchas horas porque tienen que ir a trabajar para pagar la hipoteca acabarán pensando que eso es lo mejor para el niño porque en la guardería les estimulan mucho y les tratan muy bien. Si pensasen que en la guardería hay muchos niños y no hay tiempo material para estimularles, se sentirían mucho peor.


¿Las propias condiciones de vida en las que nos movemos en la sociedad actual invitan a la malcrianza?

Sí, el problema es que se puede formar con facilidad un círculo vicioso, es decir si sabes que lo está ocurriendo está mal, aunque no quede más remedio que hacerlo, intentarás cambiarlo. Pero si llegas a creerte que está bien, ya te quedas así. En Alemania sólo el 6% de los niños acuden a la guardería antes de los tres años y en Finlandia el porcentaje es menor todavía, y son países con un mejor rendimiento académico que el nuestro.

Pero para disfrutar de estos estándares que predominan en otros países hace falta pagar más impuestos, y que las empresas cambien de actitud.

Bueno, en esos países también han tenido que tomar decisiones, a mí me han dicho que ya tenemos brotes verdes. Habría que empezar a pensar en qué nos gastamos el dinero.


Una pareja joven trabajadora y sin familia cerca del hogar no tiene otra opción que dejar a su hijo en la guardería. ¿Está malcriando a su hijo?

No hay una sola manera de criar bien a un hijo ni hay una sola manera de criarlo mal. A mí lo que me molesta es que haya gente por un lado que tiene buenas ideas a la que engañan y le hacen creer otra cosa: «yo lo cogería en brazos, pero no lo hago porque dicen que se malcría» o «yo lo metería en la cama con nosotros cuando llora pero no lo hago porque me han dicho que tendrá problemas de sueño toda su vida». Personas que se están sacrificando haciendo cosas que en el fondo les molestan y no son naturales, que no les gustan pero lo hacen por seguir las normas que fijan otras personas. Y, por otra parte, hay quienes toman decisiones que es posible que a lo largo de un tiempo se arrepientan porque no tienen todos los datos en la ecuación para poderse decidir. Si te dicen: «trabajar los dos es imprescindible» y por otro lado, «el niño en la guardería está de maravilla». Aquí no hay problema. Pero si te explicasen que en la mayoría de los países occidentales el máximo de los bebés por cuidador en una guardería es de cuatro legalmente, en otros de tres y en España es de ocho… igual la conclusión a la que llegarían los padres sería diferente. Se trata de reflexionar sobre cuánto dinero te puedes gastar en coche, cuánto en unas vacaciones, cuánto en comprar un apartamento en la playa y cuánto en criar a tu hijo.

Es una cuestión de prioridades, entonces.

Exacto. Los padres tienen que tomar la decisión con libertad y yo lo que hago es darles toda la información necesaria para ayudarles a que la tomen. Estoy convencido de que no hacen falta libros para criar a un hijo y no quiero que los hijos tengan manual de instrucciones. Es necesario más cariño y menos instrucciones para criar a un niño. Para aprender es mejor hablar y estar con un grupo de madres con sus hijos que leerse un libro en casa.


El instinto también es importante, ¿hay que dejarse llevar por él?

Es importante y en algunas cosas sí hay que dejarse llevar y en otras no. Nuestro instinto nos dice que cuidemos a nuestros hijos y es positivo, pero también nos dice que cuando alguien nos molesta hay que pegarle un bofetón y no lo hacemos.

Y en el caso de los niños, ¿el instinto hay que seguirlo o no?

La mayoría de las veces sí porque el instinto ha ayudado durante millones de años a los padres a cuidar a sus hijos, de lo contrario no estaríamos aquí.


Entonces, guarderías ¿sí o no?

Debería ser sólo cuando no hubiera más remedio. Sería conveniente cambiar nuestro sistema socio-económico para que en la mayoría de los casos no fuera imprescindible llevar al niño a la guardería, y para aquellos casos en los que sí fuera imprescindible habría que hacer mejores guarderías.

El consuelo es que en la guardería se socializan, ¿no?

"Malcriar a un niño no es cogerle mucho en brazos, estar mucho con él o cantarle muchas canciones. Malcriar es no hacerle caso, abandonarle?"

La socialización no necesita para nada guarderías porque de entrada los niños pequeños no se socializan. Es a partir de los tres años aproximadamente cuando empiezan a jugar unos con otros. Y eso lo pueden hacer en otros sitios. Muchas veces pensamos que los niños cambian porque les educamos y en algunos aspectos es así, sin duda, pero la mayoría de los cambios que experimentan los niños se deben a que crecen. A los dos años dicen unas cosas, a los cinco otras y a los doce otras.

Abuelos. ¿sí o no?

Los abuelos son lo mejor que hay después de los padres. Es muy positivo que los abuelos participen mucho en la vida del niño. Puestos a separarse durante siete horas de la madre, seguro que para un niño de dos años es mejor estar con los abuelos que estar hasta siete horas en la guardería. Ahora, tampoco recomiendo que estén siete horas con los abuelos porque lo que el niño realmente necesita es estar con sus padres, sobre todo con la madre. Los padres enseguida aprendemos que esa pregunta de a quién quieres más a tu mamá o tu papá sobra.


Entonces, ¿dónde queda en la crianza del niño la figura del padre?

Todos los niños necesitan tener un vínculo afectivo con una persona concreta, según la teoría se le llama «figura primaria», y en la práctica se le llama mamá. Puede no ser la madre y un niño puede establecer su vínculo primario con la abuela, el padre… . Lo que es seguro es que hay solo uno primario, el resto son secundarios. El padre, si se esfuerza un poco, puede disfrutar de los primeros puestos entre los secundarios, pero se tiene que esforzar. No puedes pretender que tu hijo te quiera mucho porque es su papel de hijo. Si el padre quiere tener un papel activo tendrá que dedicarle tiempo al niño. Pero como todo en esta vida, cuantas más horas le dediques, mejor saldrá. Son necesarias las dos cosas, pasar con el niño mucho tiempo y que ese tiempo sea de calidad. Luego ya, con el tiempo, los niños van necesitando más del padre.

Se habla mucho del tiempo de calidad, «poco tiempo con los niños pero de calidad»

Los niños están enamorados de sus madres y hay que saber que una separación con la madre durante tantas horas tiene como consecuencias que el niño se enfade, que pegue un manotazo…

¿Entonces con los bebés hay que tener tolerancia total?

No, tolerancia en todas las cosas que se pueden tolerar.

¿Cuáles no se pueden tolerar?

Cada cual tiene que tomar sus decisiones, seguro que si ves a tu hijo tirando macetas por el balcón o abriendo la llave del gas se lo vas a impedir. Pero si el bebé llora y reclama atención las 24 horas del día, no es que haya que tolerarlo, es que eso es tener un bebé normal.


Y qué hay de la necesidad de tener tiempo para los padres.

No es excluyente, por qué no estar con tu hijo. Cuando te casas todos están de acuerdo en que tu vida de soltero se acabó, no sé por qué nadie te dice cuando tienes un hijo que hay que hacer una despedida de pareja en el último mes de embarazo.

¿Estas opiniones que defiende están extendidas en la comunidad científica es un poco outsider?

Me da la impresión de que empecé como outsider, pero cada vez lo soy menos.

El sueño es uno de los quebraderos de cabeza de los padres con los bebés. ¿Algún consejo?

Creo que antes los padres lo daban por sentado, ya sabían que tener un hijo significaba pasar la noche en vela y a nadie se le ocurría que ese era un problema médico que había que consultarle al pediatra. En todo caso igual le pedían al médico de adultos vitaminas para soportar esas noches. Pero, claro, se han creado unas expectativas… a los padres les han dicho por una parte que los niños tienen que dormir solos y por la noche del tirón. Mis padres, por ejemplo, no sabían eso. Yo he dormido con mis padres hasta los seis años, por tanto ellos no sabían que había que dormir solos y como no había otra habitación en la casa… Por otra parte, se ha creado un temor, se les dice a los padres que «si el niño no hace esto de esta manera va a tener problemas cuando sea mayor, no va a salir nunca de la cama de los padres…» y todos se preocupan. Pero no es cierto que los bebés tengan que dormir solos -porque se ve clarísimo que les gusta dormir en compañía- . Cómo se puede hacer más caso a lo que lees en un libro que lo que ves cada día con tus propios ojos. Es el instinto reforzado por la observación. Me escriben madres que me dicen «cuando le dejo al niño en la cuna llora y sólo se calma cuando le cojo en brazos». Ya ha encontrado la solución. Nadie se quejaría ni se sorprendería si le recomendara unas pastillas homeopáticas para que se calmara o le hiciera un masaje… entonces ¿por qué causa tanto problema aceptar que el bebé se calma con el pecho y cuando se le coge?. Siempre da la impresión de que es una desgracia, nadie dice: qué maravilla, cada vez que mi hijo se despierta me lo meto en la cama y se vuelve a dormir enseguida. Es una solución fácil, barata.

Pero requiere esfuerzo

No, no. Lo que precisa esfuerzo es lo otro. Si yo recomendara que cada vez que el niño se despierte es necesario que los padres se levanten y le den un masaje … eso sí es esfuerzo.

¿Cuál es el sueño normal de un bebé?

No hay pautas. Si un bebé se despierta muchas veces por la noche el problema lo tienes tú que te tienes que levantar a la mañana para ir a trabajar porque luego el bebé sigue durmiendo. Todos los bebés acaban durmiendo las horas que necesitan y si no lo hacen por la noche lo harán durante el día.

¿Sus hijos le han dejado dormir bien?

Bueno, han hecho lo que han podido. Cuando tienes hijos no duermes igual, aunque eso no signifique que duermas peor. Recuerdo una época en la que me despertaba para estar de noche con mis hijos pero no lo recuerdo como un momento de desesperación. Eso es como cuando te vas de marcha por la noche, la pregunta es: ¿qué bien o qué mal lo he pasado?


El problema es que si estás una semana seguida de marcha y hay que trabajar se puede llegar a la conclusión de no querer salir de marcha.

O no querer trabajar. Está claro que no se duerme con la misma intensidad, pero tener hijos es esto, dedicarles tiempo, estar con ellos, consolarles cuando lloran, contestar a sus interminables preguntas…….

Son muchos los que dicen que los niños se guían por rutinas, ¿es así?

No creo que las rutinas sean necesarias y convenientes para el desarrollo de un niño y habría que ver si tu vida es más fácil con rutinas. Estoy convencido de que no son necesarias las rutinas porque los niños se adaptan a muchas cosas distintas, igual que los adultos. Por eso creo que si en algo tenemos que ayudar a nuestros hijos en su educación es a no tener rutinas. Yo quiero tener un hijo adaptable no un hijo que tenga rutinas.

Para descargar la entrevista en pdf, diréctamente de la publicación de Consumer Eroski, haz click aquí.

Read Full Post »

Publicado originalmente en El Mundo Salud

Un recién nacido en una incubadora. (Foto: Joe Shalmoni | Reuters)Un recién nacido en una incubadora. (Foto: Joe Shalmoni | Reuters)

25 de enero de 2010.- Contrariamente a lo que muchas personas creen, que los recién nacidos y lactantes pequeños sólo comen y duermen pero no sienten, todos estos niños, ven, oyen, sienten, se excitan, se sobresaltan, se asustan y también se relajan. Esto último se consigue utilizando las mismas técnicas con las que se sedan, tranquilizan y relajan los niños de mayor edad y los adultos, que lo hacen con las palabras, caricias, arrullo y música suave.

Un estudio recientemente publicado en la revista científica ‘Pediatrics’ (R. Lubertzy, Enero 2010:e24-8) ha encontrado que los recién nacidos prematuros que escuchan música de Mozart gastan menos calorías, de las que se administran con la alimentación, y en consecuencia ganan más peso que los recién nacidos que no escuchan música. Desde hace unos años se conoce que los recién nacidos que escuchan música tienen, después de que esta finaliza, una frecuencia cardiaca más baja que cuando no escuchan música (Arnon S. Birth, junio 2006; 33:131-136). También se ha podido demostrar que los recién nacidos prematuros para los que la ganancia de peso es tan importante, porque antes salen del hospital, gastan menos energía y en consecuencia ganan más peso cuando reciben masajes, respecto a los días que no reciben masajes (Lahat S, J. Am. Coll. Nutr 2007; 26:456-9).

En las Unidades de Neonatología, lugar donde están ingresados los recién nacidos y los prematuros, bien dentro de sus incubadoras o ya fuera en cunas, precisan de un ambiente confortable, con mucha tranquilidad, ausencia de ruidos, música ambiental suave o clásica, actividad en los cuidados relajada sin estrés o con el mínimo. Depositar bruscamente un objeto encima de la incubadora, golpear ésta con la mano, abrir con brusquedad las ventanillas para acceder a su interior o manipular sin suavidad a estos niños, les produce estrés, aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, y de la tensión arterial y gran disconfort.

Todos los recién nacidos y lactantes pequeños sienten y se les debe procurar un ambiente térmico apropiado, ausencia de ruidos violentos para permitir el sueño, cosa que hacen casi todo el día, arrullos, caricias y masajes en los periodos de vigilia, luz suave u oscuridad para facilitar el descanso o el despertar. El contacto de la piel de la mamá con la del bebé es fundamental porque esto les produce a ambos sensación de confort y seguridad. Los niños tienen un sueño de mayor calidad y a la madre le facilita la secreción de lactancia materna, auténtica fuente de salud.

Un reciente estudio realizado con 620 recién nacidos sanos a los que se les produce dolor al administrarles una vacuna por inyección en el muslo, ha demostrado que el contacto de la piel de las madres con la piel de sus hijos tiene grandes efectos analgésicos en estos niños, que lloran menos intensamente y durante menos tiempo que el grupo de niños en los que no se produjo este contacto madre-niño (A. Gomes et al. Pediatrics 2009; 124:e1101-e1107).

Los lactantes y niños mayores también se benefician de la música y de otras formas de relajación. En las Unidades de Cuidados Intensivos Pediátricos y en otros lugares de hospitalización, con frecuencia existen demasiados ruidos, unas veces justificados por la actividad o por las alarmas de los monitores y aparatos que vigilan o tratan a los niños enfermos, pero otras veces no justificados, al hablar excesivamente alto o por otras razones. Es necesario, sin embargo, que exista un ambiente relajado, sin ruidos o mínimos, con música ambiente suave, luz adecuada a la hora del día, al menos un familiar con cada niño para arrullarle y acariciarle, en definitiva, para que estos niños se sientan protegidos y seguros.

La música y otras formas de relajación se tendrán que imponer en nuestras unidades de hospitalización, no solo para que los trabajadores sanitarios y acompañantes se sientan mejor, también porque tienen efectos terapéuticos aún poco reconocidos. Un estudio realizado en 80 niños recién operados ha demostrado que la música también reduce el dolor postoperatorio y la ansiedad, disminuyéndose así el consumo de analgésicos (Nilsson N, Pediatr Anaesth 2009; 19:1184-90).

Es necesario por tanto no solo investigar, también poner en práctica los conocimientos actuales sobre los sentimientos y las formas de confortar a los niños enfermos, esto también es investigación y probablemente de alta eficacia y bajo costo.


Juan Casado es jefe de Servicio del Hospital Infantil del Niño Jesús y profesor de pediatría de la Universidad Autónoma de Madrid.

Read Full Post »

Publicado originalmente en la Red Canguro

Por Ingrid van den Peereboom, Asociación Peau à Peau (Bélgica). Traducido por Red Canguro.

La separación de las piernas es excelente para los niños. Los problemas de cadera son además un problema mucho más común en las sociedades que utilizan el cochecito intensamente que en aquellos en los que se lleva al bebé cargado durante todo el día.

La Dra. Kirkilionis explica en “Ein baby will getragen sein” (”El bebé quiere ser portado”) que la cría humana está preparada para ser llevada sobre la cadera de un adulto (a partir de la 4ª semana de edad si usted lo desea). La cría del canguro es un portado pasivo. Las crías del chimpancé son portados activos, que se agarran al pelaje del adulto que les porta (macho, hembra o ambos, aunque existen diferencias culturales dentro de los grupos de la misma especie) con sus patas. Cuando pasamos a ser bípedos perdimos la fuerza de agarre de las piernas, entonces, nos instalamos en la cadera de nuestros padres y familiares.

Anotar que los pediatras occidentales han inventado el doble pañal y otros pantalones o arneses de reeducación de la cadera para “provocar”, en los bebés que necesitan tal tratamiento, la posición “piernas elevadas y abiertas”, que se llama normalmente “la posición de ranita”, después de haber observado que los bebés portados sufrían menos de este mal.

¿Por qué no se ha recomendado simplemente el llevar a los bebés encima ya que coloca naturalmente las piernas en la posición correcta???*

La displasia me la ha explicado una madre cuya hija la sufría. (Estas explicaciones le fueron transmitidas por su pediatra). Al nacer, los huesos de la cadera así como sus cartílagos no son lo suficientemente rígidos. La cavidad que aloja al cuello del fémur y éste no encajan completamente. La cabeza del hueso del fémur puede entonces salirse de su cavidad, lo que conlleva a una distorsión y/o una malformación de los ligamentos que rodean la articulación. La abducción de las caderas (es decir, el mantenimiento de las piernas en posición abierta) coloca la cabeza femoral en el fondo de la cavidad de la pelvis. Basta con procurar esta posición durante algunos meses, el tiempo necesario para que el cartílago se refuerce y/o se desarrolle, impidiendo de nuevo la salida de la cabeza del fémur de la articulación.

(Para aquellos y aquellas que saben de mecánica, se trata del mismo sistema que las rótulas de dirección). Un bebé portado, preferentemente sobre la espalda o el vientre (en oposición a la cadera), tendrá las piernas abiertas de manera natural, lo cual no puede más que hacerle un gran bien!

Dejemos las explicaciones de este pediatra y retomemos a Kirkilionis (etóloga humana) quien escribió que mientras un bebé o un niño está a horcajadas sobre la cadera, las piernas no están fijas, sino que se mueven a cada paso del porteador, así como a cada movimiento del niño. Esto favorece todavía más una buena evolución de la cadera del niño.

Un bebé recién nacido adopta por instinto la posición «ranita»

Más información sobre la posición ranita y sobre la posición correcta en un portabebés.

Fotografías de Red Canguro.

Acerca de Red Canguro:

La Red Canguro, Asociación Española por el Fomento del Uso de Portabebés, es una asociación sin ánimo de lucro que se estableció en noviembre de 2008 con los fines de fomentar el uso de portabebés entre madres y padres y cualquier persona interesada, difundir información relacionada, servir de contacto y apoyo a personas que deseen iniciarse en el mundo de los portabebés, alentar el encuentro e intercambio de información y experiencias entre personas usuarias de los mismos, aumentar el nivel de conocimientos sobre el porteo de bebés en castellano y fomentar y difundir la crianza con apego. Para más información sobre estos temas, visita: http://redcanguro.org

Puedes reimprimir o distribuir este artículo libremente en cualquier medio (ya sea impreso, en un sitio web, o en un correo electrónico) con la única condición de que mantengas el título, contenido y el pie del articulo con la informacion de nuestra asociación intactos, y que todos los enlaces a nuestro sitio web esten presentes.

Read Full Post »

Izan y yo en la sala de espera

Izan y yo en la sala de espera

Publicado originalmente en Teteando

Estas Navidades cuando fuimos a Madrid a pasar allí las fiestas llevamos biberones al 12 de octubre, ya he cumplido un año como donante de leche materna y la pena es la distancia que hay y que no tengan servicio de recogida porque de ser así hubiera donado mucho más que los 80 biberones de 125ml que he donado hasta ahora…..

Esta vez nos enseñaron las instalaciones y aunque mi idea inicial era hacer una especie de reportaje con fotografías incluidas una vez dentro y viendo las incubadoras nos dio tanto apuro que ni siquiera preguntamos si podíamos hacer fotos ya que nos parecía invadir la intimidad de esos bebes y de esos padres y más en esas fechas tan señaladas .

Pero muy amablemente nos enseñaron las salas y nos explicaron para que se usaba cada sala……

Sala de espera y entrada al servicio de Neonatologia el Hospital 12 de Octubre, Madrid

Lo primero que encuentras al llegar es una acogedora sala de espera con una luz tenue, con taquillas donde los padres pueden dejar todas las cosas que traen (abrigos, bolsos…etc) para ir lo mas cómodos posibles, allí hay una mesa pequeña con sillas para los hermanitos de los bebes ingresados que pueden visitarlos todos los domingos, tienen un servicio de préstamo de libros , y varios carteles con fotos de bebes que una vez estuvieron allí ingresados pero que que ya son bebes y niños sanos un pequeño empujón para los papas demostrándoles así que de todo se sale y pueden superar ese bache.

Hay unos grifos donde antes de entrar hay que lavarse las manos y los brazos, la higiene es muy importante en este caso ya que se trata de bebes muy pequeños y cualquier bacteria podría causarles serios problemas.

Esta la sala de observación donde dejan a los bebes que necesitan ser observados por algún motivo, no necesariamente han de ser prematuros, pueden ser bebes que han necesitado alguna medicación, bebes que han nacido por cesárea por algún motivo y su mama está en recuperación, si la cesárea es programada intentan que el bebe este junto a su mama desde el primer momento pero si es una cesárea de urgencias los mantienen separados el tiempo estrictamente necesario.

La sala de cuidados intensivos (bebes de hasta 1500 gramoso recién nacidos muy graves) tiene capacidad para acoger a 20 incubadoras (separada en dos salas) cada incubadora tiene un sillón cerca donde los papas pueden estar el tiempo que quieran, tienen acceso libre durante las 24 horas del día, cerca hay sacaleches para que las mamas se puedan sacar la leche observando a sus bebes y en cuanto el estado de los pequeños lo permite practican el método canguro o piel con piel (ponen al bebe en el pecho del papa o de la mama).

Las incubadoras se encuentran en un ambiente tranquilo, con una luz tenue, tapadas con mantas para evitar el exceso de luz exterior y con muy poco ruido, excepto el sonido de las maquinas que controlan su estado.

Y por último esta la sala de cuidados intermedios, donde están los bebes menos graves o convalecientes de sus enfermedades previas y es donde terminan de mejorar para poder volver a casa esta la sala esta mas iluminada, ya que necesitan cuidados menos especiales.

Intentan por todos los medios ayudar a las mamas para que la lactancia tenga éxito, las ayudan a ponerse al bebe al pecho, las enseñan a sacarse leche y siempre es primero su leche la que se les administra, si por algún motivo, como que están tomando medicación incompatible o no tienen leche, su leche no se la pueden dar les dan leche del banco, cuando hay muchas reservas todos los bebes que la necesitan reciben leche materna, si hay pocas reservas tienen que priorizar y los primeros en tomar leche materna son los bebes mas pequeños y débiles.

A las mamas que tienen a los bebes ingresados no les permiten ser donantes mientras que sus hijos estén allí, por si en algún momento recayeran y necesitaran de su leche, pero una vez dados de alta pueden ser donantes de leche y muchas de ellas lo son.

Por desgracia el banco de leche no siempre tiene las reservas suficientes como para poder darles a todos los bebes leche materna, así que una vez os pido que las mamas que estáis lactando y deseéis haceros donantes de leche no dudéis en poneros en contacto con el hospital, es un pequeñísimo esfuerzo que una mama puede hacer y puede salvar muchas vidas de muchos bebes.

Gracias al equipo de neonatología del Hospital 12 de Octubre de Madrid, por enseñarnos las instalaciones y explicarnos su trabajo, por el cariño que muestran hacia esos bebes y por lo bien que nos tratan cada vez que vamos.

Read Full Post »

Extraido de El Mundo Salud, 07/01/2010

CONSEJOS A LOS FUTUROS PADRES

Cómo planificar el embarazo sin olvidarse de las cuestiones más importantes

  • Sólo el 10% de las mujeres toma ácido fólico antes de quedarse embarazadas

MADRID.- El último grito en ofertas de vacaciones son las estancias en hoteles de lujo para concebir un hijo. Dichos establecimientos preparan todo para que las parejas procreen en el ambiente más propicio: decoración romántica, cena en la playa, alimentos afrodisiacos… Incluso hay quien devuelve el dinero a aquellos huéspedes que demuestren que su bebé empezó a gestarse en ese alojamiento.

Tener descendencia se ha convertido en todo un alarde de planificación: los futuros padres intentan dar con la fecha de nacimiento más adecuada para que la baja de maternidad se sume al mes de libranza en verano; toman suplementos herbales de dudosa eficacia para aumentar la fertilidad; y ponen en práctica mil y un trucos para calcular los días más idóneos para reproducirse.

Una vez logrado el ansiado embarazo, viven angustiados por los efectos que puedan tener en el feto el sexo, los viajes o el ejercicio físico. En ocasiones, los progenitores se dejan llevar por derroteros que desvían su atención de las recomendaciones que realmente son esenciales para la salud.

Una madre da el pecho a sus gemelos. (Foto: Alberto di Lolli)

Antonio García Burguillo, ginecólogo del Hospital 12 de Octubre de Madrid, señala que, en términos generales, se planifican muy poco las cuestiones relevantes. «Parece mentira, pero incluso hay mujeres diabéticas que se quedan embarazadas en muy malas condiciones», asegura.

Los especialistas aconsejan a quienes deseen ser madres que realicen una visita preconcepcional al médico. Esta consulta resulta imperativa cuando la interesada padece ciertas patologías crónicas, como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares, que deben estar perfectamente controladas antes de la concepción para evitar que surjan complicaciones tanto en el feto como en la embarazada.

Otra recomendación escasamente seguida es la de empezar a tomar suplementos de ácido fólico y yodo entre dos y tres meses antes de que se produzca la gestación para reducir las malformaciones en el bebé. El doctor García Burguillo apunta que, según los últimos estudios realizados, sólo cumplen esta medida preventiva en torno al 10% de las mujeres que se quedan en estado. «Es una cifra muy baja», se lamenta.

«Aparte de esta recomendación, es necesario seguir una buena alimentación y poco más. Si lográsemos que lo hicieran todas las embarazadas, sería un gran avance», precisa.

Cursos de preparación al parto

El ginecólogo añade que, «puestos a pedir, no estaría de más realizar un análisis de sangre antes de concebir». Hay un punto en el que el ginecólogo reconoce el éxito de las campañas informativas: el abandono del consumo de alcohol y tabaco durante la gestación.

Una vez logrado el embarazo, los futuros papás suelen cumplir las directrices de los especialistas y absorben con avidez todos los consejos que les dan tanto los obstetras como las matronas. Éstas últimas se encargan de impartir los cursos de educación maternal, en los que cada vez se hace más hincapié en la importancia de alimentar a los recién nacidos con leche materna. Aún así, el biberón sigue siendo el rey de la nutrición infantil.

«El problema fundamental es que en el siglo XX se perdió la cultura de la lactancia natural», afirma Gema Cárcamo, presidenta de Multilacta, un grupo de apoyo a madres.

Las cifras le dan la razón: según la Encuesta Nacional de Salud de 2008, sólo el 68% de las madres da el pecho a sus hijos de forma exclusiva durante las primeras semanas, porcentaje que desciende al 52% a los tres meses y al 24% al cabo de seis.

La presidenta de la asociación Amamanta, Salomé Laredo, está convencida de que una de las mejores maneras de promocionar la alimentación óptima para el bebé es «el apoyo madre a madre» mediante talleres auspiciados por los centros de salud y los hospitales.

Cuando existen problemas fisiológicos que dificultan el proceso, es indispensable la concurrencia de los profesionales sanitarios. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones se trata de una cuestión emocional. La inseguridad y el miedo a no ser capaz de amamantar es uno de los peores enemigos de este tipo de alimentación. En esos casos, ¿qué mejor ayuda que la de alguien que ha pasado por ese trance?

Apoyo a los primerizos

Esa es, precisamente, una de las finalidades de los cursos de educación maternal, que cada vez se centran más en cuestiones ajenas al parto. Bajo la batuta de las enfermeras, estos encuentros pueden contribuir a que los padres primerizos no tengan que pronunciar el fatídico lamento: «Si alguien me hubiese informado antes…».

Maite Villar, presidenta de la Asociación de Matronas de Madrid, considera que una de las etapas que más suele ‘descolocar’ a los progenitores inexpertos son los primeros días tras el nacimiento. Es entonces cuando se produce «la adaptación al bebé, es decir, a tener un ser dependiente de ti las 24 horas del día que no sólo come o duerme; también llora y pide cosas».

¿Cuándo retomar las relaciones sexuales tras el parto? Es otro de los apartados que produce mayores quebraderos de cabeza. «Pueden comenzar en cuanto la mujer deje de manchar», señala Villar. Asimismo, aclara que es perfectamente posible tomar anticonceptivos orales durante la lactancia, pero hay que tener en cuenta que no debe recetarse la píldora clásica, sino unos contraceptivos que contienen una menor cantidad de hormonas.

Los papás no quieren perderse nada

El contacto piel con piel entre la madre y el recién nacido es esencial para el éxito de la alimentación natural y debe iniciarse lo antes posible. Sin embargo, si la mujer no está consciente porque ha sido sometida a una cesárea o no puede tener al bebé encima por alguna complicación, el padre puede relevarla y ponérselo sobre su pecho hasta que ella pueda hacerlo.

Algunos hospitales fomentan esta práctica que no alimenta al niño, pero sí lo mantiene calmado y lo prepara para la lactancia materna. Éste es uno de los ejemplos de la creciente participación masculina en el cuidado de los hijos. José Alberto Rodríguez, ginecólogo del Hospital Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes (Madrid), observa que los padres están «muy implicados en términos generales y con muy buena predisposición». En este sentido, comenta que llegan, incluso, a mostrar la misma preocupación excesiva que muchas de las gestantes.En todo caso, constituyen un «apoyo muy importante» y la mayoría suele acudir junto a sus parejas a prácticamente todas las revisiones.

Algo parecido ocurre en los cursos de educación maternal, aunque con algunos matices. Carmen Paz, matrona del Centro de Salud de Markonzaga de Sestao (Vizcaya), señala que muchos hombres «acuden el primer día para ver si son los únicos o no. Si no ven a ningún otro, o tan sólo a uno, es posible que no regresen. En cambio, si constatan que no están solos, se animan a seguir participando». En su opinión, «les cuesta un poco». Sin embargo, también reconoce que «a veces son ellas las que quieren ir solas».

La mayor implicación del varón se nota cada vez más. Una muestra en clave de humor del cambio de paradigma la ofrece Fabrice Florent en ¡Dios Mío, voy a ser papá! (Ediciones Timeo). Escrito en forma de diario, este libro ofrece un testimonio de lo que significa estar ‘embarazado’.

Lean un fragmento del primer capítulo: «Empezamos bien. ¿Me queréis decir cómo hago para desempeñar bien el papel de Futuro Papá si Ella no me lo cuenta todo? ¿Cómo voy a saber yo que un test de embarazo hay que hacerlo por la mañana? Pues sí, futuros papás que me leéis, que lo sepáis: por lo visto, el pipí de la tarde no activa la fatídica raya».

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: