Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘conservación’

Publicado originalmente en lasprovincias.es, el 30-03-2010

El hospital La Fe de Valencia inaugura el primer banco de leche materna de la Comunitat Valenciana

La leche materna es especialmente beneficiosa para bebés prematuros, con bajo peso o con distintas patologías

El hospital La Fe de Valencia cuenta con el primer banco de leche materna de la Comunitat Valenciana y el tercero de España, que permitirá que madres que están amamantando a sus bebés puedan donar de manera altruista su excedente de leche a otros recién nacidos que la necesiten y que puedan disfrutar de los beneficios para su salud que otorgan este alimento materno.
El conseller de Sanidad, Manuel Cervera, inauguró hoy este banco que, ubicado en los sótanos del pabellón infantil, supone un «avance más de la sanidad valenciana » y dar un servicio nuevo a los ciudadanos, «que hará mucho bien a niños prematuros y con problemas graves» al nacer, ya que la leche materna es «más natural y tiene muchas más cualidades de defensas y nutrientes».
Cervera, que explicó que las donaciones son altruistas y se realizan anónimamente, indicó que el banco de leche materna será «más amplio» en el nuevo Hospital La Fe y tendrá «más rapidez de actuación».
El objetivo de este proyecto es ofrecer de forma gratuita y bajo prescripción médica leche materna a los recién nacidos valecianos que lo necesiten, especialmente a los bebés prematuros, con retraso de crecimiento o distintas patologías. Y es que, según explicó la neonatóloga responsable del proyecto, María Gormaz, la leche materna donada tiene una serie de «beneficios demostrados», especialmente para bebés prematuros o de bajo peso, como el protegerles frente a complicaciones como la enterocolitis necrotizante, frente a enfermedades crónicas como la displasia broncopulmonar, o frente a infecciones. Además, dijo, esta leche «se tolera mejor».
El proceso de donación de leche para las madres que estén amamantando a sus bebés es sencillo. En primer lugar, las mamás que quieran donar tienen que acudir al banco para realizar una entrevista clínica y realizarse una analítica, y tras comprobar que todo está correcto, pueden comenzar a extraer su propia leche y almacenarla en frío para después trasladarla al banco.
Una vez las muestras llegan al banco, y para garantizar su seguridad microbiológica, se analizan, se someten a un tratamiento térmico mediante pasteurización y se congelan hasta su distribución. Esta leche donada se administrará posteriormente a los bebés que lo necesiten, aunque se priorizará a los bebés prematuros, con retraso de crecimiento, patologías digestivas, cardiopatías o inmunodeficiencias.
La leche extraída y congelada puede conservarse hasta tres meses «preservando al máximo sus nutrientes», indicó Gormaz, quien indicó que en el banco de La Fe no se mezclará leche de distintas donantes, sino que lo que ser hará es juntar leche de la misma mujer extraída en diferentes días.
La mayoría de madres que están amamantando satisfactoriamente a sus hijos pueden ser donantes de leche, ya que sólo es necesario que tengan una vida saludable, sin hábitos tóxicos ni consumo de tabaco, alcohol o drogas, que sigan una dieta normal «y que no padezcan determinadas enfermedades infecciosas que precisen medicamentos incompatibles con la lactancia», explicó Gormaz.
Las madres que acuden al Hospital La Fe se mostraron encantadas con la iniciativa y con la posibilidad de poder donar para otras mujeres que no tengan leche o bebés que la necesiten. Es el caso de Rebeca Crespo, quien comentó que es «una suerte» que los bebés puedan mamar y que ella si tiene suficiente leche después de amamantar a sus mellizos, lo hará.
Para Rosa, la iniciativa es «estupenda», ya que para los niños prematuros la leche materna es «oro blanco», una sustancia «muy importante» para los bebés. Esta mujer comentó que tiene el congelador de casa «a rebosar» de leche, por lo que no tiene ningún problema en donar una parte.
El banco de leche de La Fe cuenta con tres congeladores con una capacidad para 750 litros en total, una nevera, una pasteurizadora, una campana de flujo laminar para la correcta manipulación del producto, un analizador de composición nutricional de la leche mediante espectometría de infrarrojos y material para la extracción y conservación de la leche, como extractores o biberones.
Por el momento, hay tres madres donantes, y se han recogido ocho litros, de los que cuatro ya están procesados y pendientes de los últimos resultados analíticos para poder ser distribuidos, según explicó la neonatóloga.

Read Full Post »

Izan y yo en la sala de espera

Izan y yo en la sala de espera

Publicado originalmente en Teteando

Estas Navidades cuando fuimos a Madrid a pasar allí las fiestas llevamos biberones al 12 de octubre, ya he cumplido un año como donante de leche materna y la pena es la distancia que hay y que no tengan servicio de recogida porque de ser así hubiera donado mucho más que los 80 biberones de 125ml que he donado hasta ahora…..

Esta vez nos enseñaron las instalaciones y aunque mi idea inicial era hacer una especie de reportaje con fotografías incluidas una vez dentro y viendo las incubadoras nos dio tanto apuro que ni siquiera preguntamos si podíamos hacer fotos ya que nos parecía invadir la intimidad de esos bebes y de esos padres y más en esas fechas tan señaladas .

Pero muy amablemente nos enseñaron las salas y nos explicaron para que se usaba cada sala……

Sala de espera y entrada al servicio de Neonatologia el Hospital 12 de Octubre, Madrid

Lo primero que encuentras al llegar es una acogedora sala de espera con una luz tenue, con taquillas donde los padres pueden dejar todas las cosas que traen (abrigos, bolsos…etc) para ir lo mas cómodos posibles, allí hay una mesa pequeña con sillas para los hermanitos de los bebes ingresados que pueden visitarlos todos los domingos, tienen un servicio de préstamo de libros , y varios carteles con fotos de bebes que una vez estuvieron allí ingresados pero que que ya son bebes y niños sanos un pequeño empujón para los papas demostrándoles así que de todo se sale y pueden superar ese bache.

Hay unos grifos donde antes de entrar hay que lavarse las manos y los brazos, la higiene es muy importante en este caso ya que se trata de bebes muy pequeños y cualquier bacteria podría causarles serios problemas.

Esta la sala de observación donde dejan a los bebes que necesitan ser observados por algún motivo, no necesariamente han de ser prematuros, pueden ser bebes que han necesitado alguna medicación, bebes que han nacido por cesárea por algún motivo y su mama está en recuperación, si la cesárea es programada intentan que el bebe este junto a su mama desde el primer momento pero si es una cesárea de urgencias los mantienen separados el tiempo estrictamente necesario.

La sala de cuidados intensivos (bebes de hasta 1500 gramoso recién nacidos muy graves) tiene capacidad para acoger a 20 incubadoras (separada en dos salas) cada incubadora tiene un sillón cerca donde los papas pueden estar el tiempo que quieran, tienen acceso libre durante las 24 horas del día, cerca hay sacaleches para que las mamas se puedan sacar la leche observando a sus bebes y en cuanto el estado de los pequeños lo permite practican el método canguro o piel con piel (ponen al bebe en el pecho del papa o de la mama).

Las incubadoras se encuentran en un ambiente tranquilo, con una luz tenue, tapadas con mantas para evitar el exceso de luz exterior y con muy poco ruido, excepto el sonido de las maquinas que controlan su estado.

Y por último esta la sala de cuidados intermedios, donde están los bebes menos graves o convalecientes de sus enfermedades previas y es donde terminan de mejorar para poder volver a casa esta la sala esta mas iluminada, ya que necesitan cuidados menos especiales.

Intentan por todos los medios ayudar a las mamas para que la lactancia tenga éxito, las ayudan a ponerse al bebe al pecho, las enseñan a sacarse leche y siempre es primero su leche la que se les administra, si por algún motivo, como que están tomando medicación incompatible o no tienen leche, su leche no se la pueden dar les dan leche del banco, cuando hay muchas reservas todos los bebes que la necesitan reciben leche materna, si hay pocas reservas tienen que priorizar y los primeros en tomar leche materna son los bebes mas pequeños y débiles.

A las mamas que tienen a los bebes ingresados no les permiten ser donantes mientras que sus hijos estén allí, por si en algún momento recayeran y necesitaran de su leche, pero una vez dados de alta pueden ser donantes de leche y muchas de ellas lo son.

Por desgracia el banco de leche no siempre tiene las reservas suficientes como para poder darles a todos los bebes leche materna, así que una vez os pido que las mamas que estáis lactando y deseéis haceros donantes de leche no dudéis en poneros en contacto con el hospital, es un pequeñísimo esfuerzo que una mama puede hacer y puede salvar muchas vidas de muchos bebes.

Gracias al equipo de neonatología del Hospital 12 de Octubre de Madrid, por enseñarnos las instalaciones y explicarnos su trabajo, por el cariño que muestran hacia esos bebes y por lo bien que nos tratan cada vez que vamos.

Read Full Post »

Para conservar y almacenar la leche materna que nos hayamos extraído, podemos usar diferentes recipientes o contenedores:

· Contenedores de plástico duro, como el “cuerpo” de un biberón, o una fiambrera de tamaño adecuado. También pueden usarse los botes que venden en las farmacias para los análisis

· Contenedores de vidrio, como los botes de conserva que consumimos en casa, debidamente lavados.

(Cualquiera de estos dos, evidentemente, que sea apto para uso alimentario, lo indica el símbolo de la copa y el tenedor grabados).

· Bolsas de almacenamiento especiales para leche (en la foto aparecen dos marcas distintas).

Contenedores de leche materna

Algunos contenedores de leche materna

Cada sistema tiene sus ventajas e inconvenientes: las bolsas hay que comprarlas expresamente, no son reutilizables y pueden pincharse, pero los botes y contenedores rígidos ocupan más espacio en el frigorífico o congelador.

Es importante etiquetar cada envase con la fecha de extracción y la cantidad contenida. Se aconseja congelar unos 80 a 120 ml. para no desperdiciar leche una vez descongelada. No hay que olvidar dejar espacio en el recipiente para la expansión de la leche durante su congelación.

Una buena idea para empezar a usar la leche más antigua es numerar los envases, aparte de marcar la fecha de extracción, para localizarlos más fácilmente en el refrigerador.

Cuando se almacena la leche recién extraída tiene un aspecto “normal” de leche, pero una vez se deja reposar, aparecen dos capas, una más líquida y clara en la parte inferior y otra más espesa (como nata) en la parte superior. Esto es normal, no quiere decir que la leche se haya cortado, ni estropeado. En cuanto se agite suavemente el contenedor, ambas se mezclaran volviendo a tener un aspecto “normal”.

Leche recién extraida

Leche recién extraida

Leche congelada

Leche congelada

Se puede mezclar la leche que se haya obtenido en distintas sesiones de extracción de un mismo día, siempre que la leche esté a la misma temperatura (se recomienda entre 0 y 15º C).

Puede suceder que la leche descongelada presente olor a rancio; esto es debido a la acción de la lipasa (una enzima presente en la leche materna para facilitar su digestión a los bebés). Dependiendo del nivel de lipasa de la leche, puede notarse el olor rancio después de que la leche se haya enfriado en el frigorífico, después de que la leche haya estado congelada durante algún tiempo. Para prevenirlo, se puede escaldar la leche, poniéndola en un recipiente a calentar hasta que empiece a formarse espuma contra los bordes del recipiente. Se aparta del fuego, se deja enfriar y se puede congelar. (Escaldar no es hervir; si hervimos la leche, perderá sus propiedades). No obstante, esta leche no es perjudicial para el bebé, pero muchos la rechazan. Se puede hacer la prueba, descongelando una dosis y comprobando su sabor y olor, al cabo, por ejemplo, de una semana.

Este proceso de escaldar se puede hacer con leche recién extraida; la leche descongelada que presente olor a rancio ya no se puede «recuperar», puesto que no se debe congelar más de una vez ningún alimento.

(NOTA: esta guía de conservación es para bebés sanos y nacidos a término).

Para descongelar la leche se recomienda hacerlo de manera lenta, dejándola en la nevera, si bien no es un método muy práctico, por su lentitud.

El método más rápido, ecológico y fácil es descongelar con agua caliente del grifo, llenando un recipiente grande de agua caliente e introduciendo el frasco con la leche. También puede calentarse el agua y, una vez apagado el fuego, introducir el frasco (Cuidado con los recipientes de cristal; si el agua está demasiado caliente, un frasco de cristal helado puede romprese por el cambio brusco de temperatura).

Sobre todo, NO HERVIR LA LECHE (porque perderías sus nutrientes) y NO USAR MICROONDAS (por el mismo motivo que hervir, además de que el microondas calienta de forma irregular, el recipiente puede estar frío y el contenido hirviendo)

Por supuesto, si es posible, es mejor usar leche “fresca” que congelada.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: